Los beneficios de las pérgolas en espacios exteriores

Los beneficios de las pérgolas en espacios exteriores

Junto con el buen clima, llegan las ganas de disfrutar al aire libre y tu jardín no debería ser una excepción. Si tienes la suerte de contar con un espacio exterior en donde puedas relajarte, recibir amigos o pasar el rato leyendo; seguramente querrás aprovecharlo al máximo.

Es necesario tener un refugio del clima para poder disfrutar y también alargar la vida útil de tus muebles de exterior. Sobretodo en los meses de más calor, un lugar refugiado a la sombra será tu aliado para disfrutar al máximo los días de verano sin sufrir.

Las opciones más utilizadas para buscar sombra en los jardines suelen ser las sombrillas o los toldos, pero éstos sólo sirven para cubrir un pequeño espacio y, si tu jardín es de un tamaño considerable, querrás apostar por otras opciones. Una pérgola es una estructura que no sólo te darán cobijo del sol, sino que funciona como un elemento decorativo más en el diseño de nuestros jardines.

Además de protegerte del clima, sirve para delimitar espacios virtualmente haciendo que lo que se encuentre debajo de la pérgola se separe del resto del jardín, dándole una importancia mayor. No sólo puedes utilizarla para cubrir tus espacios de exterior, sino que también se utilizan para las entradas de las casas y garajes, para cobijar a los autos.

En cuanto a su diseño, hay distintos tipos disponibles en el mercado que se adaptan a los diferentes estilos personales. Varían en forma, tamaño, materialidad y cobertura lo que hace que haya una selección muy grande de pérgolas de la cual elegir la que mejor se adapte a las necesidades y estética de tu jardín.

Elige el material que mejor se adapte a tu estilo

Los materiales más utilizados para las pérgolas son madera y aluminio, aunque también las hay de cemento, piedras, paja o combinadas, entre otros materiales. Para el uso doméstico, se recomiendan estructuras de madera o aluminio por su facilidad de manejo y construcción, su disponibilidad y su resistencia al clima.

La madera es el material más económico y versátil por su amplia variedad de colores. Además, se trata de un material noble de gran estética y durabilidad que nunca pasa de moda. Con el tipo de madera y tratamiento adecuados, es un material que durará muchos años sin deteriorarse. Las maderas más utilizadas y que brindan un abanico de tonalidades para elegir son: cerezo, haya, pino, roble, nogal, abeto, caoba, entre muchas otras variedades.

El segundo elemento más utilizado en la construcción de pérgolas es el aluminio, un material duradero y estético que se relaciona con jardines de estilo minimalista y moderno. A diferencia del hierro, que antes era utilizado en estas estructuras, el aluminio es un material que no se oxida y es más ligero, lo que facilita su manipulación.

Consejos de instalación

La pérgola es una estructura que puede necesitar el apoyo en un muro, en el piso o puede tratarse de una estructura totalmente independiente y autoportante, esto dependerá del tamaño, la materialidad y el diseño de la pérgola. Su instalación variará con estos factores también, pero es una estructura que no debería presentar mayores problemas.

Si es importante tener en cuenta que el sitio del jardín en donde vaya a colocarse la pérgola sea un terreno estable, para que la estructura general no se vea debilitada.

Detalles de decoración

Como se mencionó anteriormente, la pérgola además de ser un elemento funcional es un elemento decorativo y posibilita el agregado de distintos detalles que acentúan aún más su funcionalidad y su estética.

Algunas empresas ofrecen pérgolas que cuentan con sistemas de cerramiento para poder elegir que tipo de cobertura queremos y que sean propicias para usarse en invierno. Un adecuado cerramiento y unos calefactores de exterior, transformarán instantáneamente tu pérgola en un jardín de invierno.

Para acentuar la delimitación de espacios debajo de la pérgola, agrega un cambio de piso que acompañe esa sensación de ambiente separado, puedes optar por un deck de madera o una alfombra para exterior. Y para aprovechar la estructura, puedes agregar plantas trepadoras o luces colgantes, que harán que el espacio en el interior de la pérgola sea muy acogedor.

Un recurso duradero y atemporal

La pérgola es un recurso ideal si se busca funcionalidad y estética para un espacio exterior de cualquier tipo. Debajo de esta estructura puedes colocar un comedor, un living, un solárium, un lugar de lectura o cualquier otro espacio que imagines.

Por la variedad de formas y tamaños que se presentan en el mercado, es una opción flexible a todas las necesidades y presupuestos. Además de cobijo contra el clima, proveen intimidad y crean un espacio único que querrás disfrutar todos los días.